El Banco Mundial en República Dominicana

Durante la última década, el crecimiento económico en la RD redujo sustancialmente las tasas de pobreza y apoyó la expansión de la clase media. Sin embargo, las disparidades en el acceso a oportunidades económicas y servicios públicos siguen siendo profundas.

Durante los últimos 25 años, la República Dominicana (RD) ha experimentado un notable período de sólido crecimiento económico. La economía creció 5,3%, en promedio, entre los años 2000 y 2019, principalmente, impulsada por una rápida acumulación de capital y mejoras de productividad. La oportuna respuesta del gobierno durante la pandemia permitió una rápida recuperación, alcanzando un crecimiento del 12,3% en el 2021. Las políticas fiscales y monetarias sostuvieron la economía dominicana, así como una efectiva campaña de vacunación.  La consolidación del sector turismo, el aumento de las remesas, el importante rol de la inversión extranjera directa, así como de las zonas de libre comercio para fomentar las exportaciones, han ayudado a convertir la RD en la segunda economía de mayor crecimiento en ALC durante la última década. Este notable desarrollo contribuye al objetivo de lograr una condición de país de alto ingreso para el 2030.

La pandemia impactó significativamente a la economía de la RD, provocando una fuerte contracción en el segundo trimestre de 2020 en sectores críticos como el turismo, la construcción y la minería. El PIB se contrajo un 6,7 % en 2020, aunque se recuperó muy rápidamente en el 2021. La pandemia ha ejercido una intensa presión tanto en los ingresos como en los gastos fiscales, sin embargo, la rápida recuperación económica y las mejoras en la eficiencia del gasto público contribuyeron para restaurar el déficit fiscal hacia una trayectoria sostenible. Mientras tanto, mejoras en la gestión de la deuda pública, y en el desarrollo local de mercados de capital, serán cada vez más importantes para salvaguardar la sostenibilidad de la deuda a largo plazo y limitar la exposición al riesgo cambiario.

Durante la última década, el crecimiento económico en la RD redujo sustancialmente las tasas de pobreza y apoyó la expansión de la clase media. Sin embargo, las disparidades en el acceso a oportunidades económicas y servicios públicos siguen siendo profundas. Las tasas de pobreza son persistentemente altas en las zonas rurales y las mujeres enfrentan desafíos desproporcionados en todo el país.

La pandemia de COVID-19 empujó a RD a su primera recesión en casi 17 años y revirtió la reducción de la pobreza vista desde 2008. Para fines de 2020, se habían perdido aproximadamente 191,273 empleos desde marzo del mismo año. Para 2021, los mercados laborales no se recuperaron por completo, el empleo todavía estaba un 2 por ciento por debajo de los niveles previos a la pandemia. Se evidenció una leve mejora en los niveles de empleo de 2020 a 2021 (3,8 por ciento), sin embargo, la recuperación ha sido impulsada por la creación de empleos en el sector informal, que contrasta con la disminución de 2,4 por ciento del empleo formal en el mismo período. El empleo femenino sigue siendo el más afectado, se ha visto poco avance en la creación de empleo para las mujeres en comparación con 2019.

A pesar de un aumento en el gasto social para mitigar el impacto de la crisis por la pandemia, las estimaciones oficiales de pobreza aumentaron en 2,4 puntos porcentuales a 23,4 por ciento en 2020. La tasa de pobreza mantuvo su tendencia creciente durante 2021, alcanzando 23,9 por ciento, lo que significa que más de 300 mil personas cayeron en la pobreza desde que comenzó la crisis de la pandemia. Esto se explica por: (i) la informalización del mercado laboral, que se correlaciona con una menor productividad y salarios; (ii) mayor inflación que ha erosionado el ingreso real de los hogares; y (iii) la reducción de escala de la asistencia social de emergencia que se puso en marcha durante el pico de la crisis. Los impactos de la guerra actual en Ucrania aún no se tienen en cuenta. Sin embargo, la guerra podría interrumpir de las cadenas de suministro globales y, en consecuencia, un aumento de los precios de los bienes y servicios clave que amenazan la lenta recuperación pospandemia. La inversión pública y las políticas focalizadas para acelerar la recuperación y mitigar los impactos de la presión inflacionaria para los más vulnerables serían un elemento clave para el alivio de la pobreza en los próximos años.

Si bien los formuladores de políticas se enfocan en los desafíos urgentes que plantea la pandemia, la RD sigue en alto riesgo de huracanes, inundaciones y otros eventos climáticos extremos. El acceso a servicios adecuados de agua y saneamiento ha mejorado desde principios de la década de 2000, pero la exposición de la RD al cambio climático amenaza estos logros. Los esfuerzos de mitigación y adaptación al cambio climático deben complementarse con una mejor gestión de los recursos naturales, especialmente los activos costeros y marinos de los que depende gran parte de la economía de la RD.

A medida que la pandemia retroceda, la inversión en capital humano será vital para el crecimiento y desarrollo continuos de la RD. El Índice de Capital Humano 2020 estima que un niño nacido hoy en RD será solo la mitad de productivo a lo largo de su vida de lo que habría sido si hubiera recibido una educación completa y una atención médica adecuada. La RD ha logrado grandes avances en la expansión del acceso a la educación y la atención médica, pero la calidad desigual de estos servicios sigue siendo un obstáculo importante para el crecimiento económico de base amplia y el desarrollo del capital humano. Para reiniciar el crecimiento de empleo intensivo y favorable a los pobres y mejorar su competitividad económica, la RD debe fortalecer los vínculos productivos entre las empresas nacionales y exportadoras, reducir los costos administrativos de la burocracia, mejorar la confiabilidad del suministro eléctrico y ampliar el acceso al crédito. La rapidez y eficacia con que el gobierno adopte estas reformas determinará en gran medida el impacto a largo plazo de la pandemia en la pobreza, el empleo y el crecimiento económico.

Última actualización: Abr 13, 2022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.